Consejos para rendir el 100% en tu entrenamiento deportivo

Si estás cansado de pasar horas y horas en el gimnasio y no ves los resultados, quizás estés saltándote algún paso para lograr ese objetivo. En la actualidad, impera la expresión latina “Mens sāna in corpore sānō”, por lo que es fundamental sentirse bien tanto por fuera como por dentro. Por tal motivo, no vale alimentarse bien, pero no hacer ejercicio, ni viceversa. Tanto la alimentación como el deporte deben ir de la mano. Si te encuentras desesperado porque entrenas demasiado y no notas los cambios, quizás precises optimizar tu entrenamiento.

1. ¿Cuál es tu meta?


¿Qué es lo que deseas? ¿Perder peso, mejorar tu resistencia, ganar músculo? Antes de poner un pie en el gimnasio, es importante que entiendsa muy bien cuál es tu meta, pues sin una meta en concreto, será muy complicado saber cómo entrenar, cuándo y por cuánto tiempo.

2. No te olvides de los estiramientos


Aprender a estirar adecuadamente, podrá ayudarte a aumentar la fuerza y mejorar la recuperación muscular. Si estás llevando a cabo un entrenamiento de fuerza, deberás estirar los músculos que acabas de ejercitar durante unos segundos, y después, relajarlos, y volver a repetir el proceso un par de veces más.

3. Come hidratos de carbono


Comer menos cantidad de hidratos de carbono no es lo adecuado, y es que el cuerpo necesita carbohidratos para obtener reservas de energía. No obstante, es fundamental prestar atención a qué tipo de hidratos de carbono ingerimos. La pasta y el arroz integral son de asimilación lenta; esto quiere decir que el organismo podrá tener energía suficiente para funcionar durante todo el día.

4. Come variado


Para mantener a tu cuerpo hidratado y muy bien nutrido, es importante tomar grasas saludables e hidratos de carbono refinados antes de hacer ejercicio. Posteriormente, tendrás que devolverle a tu cuerpo la energía perdida y, para ello, puedes comer alimentos saludables 60 o 90 minutos después.

5. Bebe abundante agua


A la hora de hacer deporte, sudarás y perderás líquidos y electrolitos, por lo que debes beber agua antes, durante y después del ejercicio. Asegúrate de llegar a los dos litros diarios recomendados de agua. Si experimentas signos de deshidratación, tendrás que optar por bebidas isotónicas.

¿Qué te han parecido estos consejos para rendir al 100% en tu entrenamiento deportivo? Deja tu comentario,

Regresar