Recibe el Otoño con Pan de Muerto

En México estamos a un mes de celebrar el Día de Muertos y no hay mejor manera de esperar esa fecha que con pan de muerto, una pieza de repostería acostumbrada a comer desde inicios del Otoño.


Este pan es conocido en todo el país, y aunque tiene distintas versiones finales, con crema batida en medio, trozos de chocolate en la parte superior, e incluso con relleno de frutas, el clásico con azúcar blanca no se cambia por nada.

Te compartimos la receta de pan de muerto clásica, pero recuerda que al final puedes agregar tus topipings preferidos.

Pan de muerto

500 g de harina de trigo
150 g de azúcar
1 cucharadita de sal
1 cucharada de levadura
3 huevos
1 cucharadita de esencia de vainilla
250 g de mantequilla
2 tazas de leche
1 taza de agua

Para el decorado:
200 g de mantequilla derretida
200 g de azúcar

Preparación


1. En un tazón vierte la harina, la azúcar, la sal y la levadura.

2. En un recipiente por separado, mezcla los huevos con la vainilla, e incorpóralos a los secos.

3. Comienza a revolver y, en caso de ver la mescla demasiado seca, agrega un poco de agua, sin dejar de mezclar. Debes obtener una masa elástica y homogénea. Cambia la masa del tazón a una mesa para empezar a trabajarla.

4. Incorpora a la masa la mantequilla a temperatura ambiente. Continúa amasando hasta que logres que la masa se despegue de la mesa.

5. Coloca la masa en un tazón y deja que repose por media hora o hasta que doble su tamaño.

6. Corta 1/3 de la masa para formar los huesos. Con la otra parte forma una bola de tamaño uniforme. Pega los huesos con ayuda de agua. Barniza con huevo y hornea por 40 minutos a 180°.

7. Mezcla la mantequilla derretida con la azúcar y cubre el pan para decorarlo.



Regresar